Imprimir esta página
Lunes, 18 Septiembre 2017 08:40 >

PTA. ARENAS: Fuertes vientos derribaron cerca de 8 mil kilos de concreto sobre casa

Valora este artículo
(0 votos)

El núcleo familar reside desde hace 30 años en la calle Antonio Beaulier, en la Población Cecil Rasmussen y, con la ayuda de vecinos solidarios, empiezan a enfrentar lo que pudo haber sido una tragedia provocada por el fuerte viento que se dejó sentir durante la semana en la capital magallánica. La vivienda, de material ligero, fue aplastada y, en la práctica, literalmente reventada, cuando las rachas del temporal derribaron un muro de concreto que se levantaba en la casa vecina.(El Pingüino)

 

“Eran como las ocho y media de la mañana y yo me disponía a servirme un café, cuando escuché un ruido muy fuerte, más que el viento. Mi hija gritaba. Mi marido se acercó a un lugar protegido. El polvo nos envolvió y no veíamos nada, mientras el viento seguía soplando y seguía cayendo material sobre lo que era nuestra casa. Estábamos asustados, pero no teníamos heridas, el susto eso sí, era grande”.

Ximena Alvarado, esposa del dueño de casa, Jacobo Weinnger, recordó esos dramáticos momentos que debió enfrentar al interior de la residencia ubicada en la calle Antonio Beaulier, a la altura del 0300, en la Población Cecil Rasmussen, ubicada en el sector norponiente de Punta Arenas.

“Nuestra hija se encontraba en otro dormitorio de la casa y no podíamos verla porque el polvo lo cubría todo en el interior de nuestra casa y el viento que se colaba por los huecos que el material que se había desplomado había abierto en el techo”, agregó Ximena.

“Nosotros, con la ayuda de un maestro de la construcción, calculamos que sobre nuestra casa cayeron unos 8 mil kilos de material de concreto que provenía o que estaba en un muro de cinco metros de alto y unos 16 metros de largo que estaba levantando nuestro vecino para construir un segundo piso de su vivienda”, señaló Jacobo Weinnger.

La vivienda, efectivamente, evidencia la fuerza y el peso de los materiales que cayeron sobre la vivienda siniestrada a causa del fuerte viento que se abatió desde la madrugada y hasta horas de la tarde del martes: hay vigas quebradas; techo caído; muebles aplastados en lo que fuera el living comedor; restos de un televisor; menaje y hasta vajilla y ventanas rotas.

“Afortunadamente, tenemos seguros, pero no van a cubrir la totalidad de los daños que hemos sufrido, aunque el vecino, Jaime López, nos hizo saber que asumiría la responsabilidad que le corresponde”, explicó Weinnger.

Después, tuvo palabras emocionadas y de profundo reconocimiento para todos los vecinos que, una vez, que la mala noticia se extendiera por el sector, concurrieron a ayudar a la familia afectada por el lamentable hecho, a expresar su solidaridad y su apoyo ante lo que pudo ser una tragedia de mucha mayor gravedad.

Por ahora, los afectados no han solicitado ayuda a los organismos municipales o de gobierno. Se encuentran haciendo uso de un departamento, en el cual están pernoctando, pero pasando la mayor parte del día en lo que fuera su casa, ahora devastada por la caída del material del muro medianero en su construcción.

 

Mientras tanto, las rachas del viento frío de fines de este invierno, siguen soplando sobre los restos aplastados de la vivienda de la familia Weinnger – Alvarado, mientras padre, madre e hijas, especialmente Yarela, experta en las técnicas de tatuaje y cuyas tintas y fuente de poder fueron destruidas también por el material caído por el viento, se aprestan a enfrentar la situación y salir adelante, con trabajo, con esfuerzo, pero, por sobre todo, con el recíproco cariño familiar, tanto o más fuerte que el viento aquél que derribó el muro que reventó la vivienda que han compartido por largos años.

Visto 415 veces