Imprimir esta página
Domingo, 12 Abril 2015 22:17 >

CALETA OLIVIA: Dirigente petrolero podría quedar detenido por crimen en una interna sindical

Valora este artículo
(0 votos)

Se confirmó que se halló pólvora en manos de siete de los detenidos por el crimen en medio de una interna sindical que terminó a los tiros. Si el registro de llamadas indicara que la dirigencia los convoco armados ese día, el secretario General de los Petroleros, Claudio Vidal, quedaría imputado. El gremio hasta ahora no colaboró con la investigación (Tiempo Sur).

La investigación que instruye el fiscal Martin Sedan y el juez Mario Albarrán podría definir el lunes la situación de la dirigencia del gremio petrolero, en función de los registros de las llamadas efectuadas en las horas previas al enfrentamiento que terminó con la vida de Reynaldo Vargas, el joven obrero de la construcción abatido el jueves al mediodía en pleno centro caletense.

 

La Justicia está trabajando sobre los registros de las llamadas provenientes de los celulares de los petroleros que se encontraban el jueves dentro del sindicato de donde provinieron las balas.

 

Además, todos los celulares de los intervinientes se encuentran en poder del fiscal Martin Sedan quien el lunes podría tener resultados que podrían alcanzar al propio secretario General del Gremio, Claudio Vidal.

 

No es para menos, en los pasillos del Juzgado de Instrucción Nº 2 se advierte que las pesquisas, buscan establecer si acaso la cúpula del gremio más importante de la provincia tuvo intenciones de convocar a los trabajadores con armas de fuego y no dejar exenta de tamaña responsabilidad a la dirigencia.

 

Según pudo conocer TiempoSur, el sindicato que conduce Vidal no colabora con la investigación y desde esos estrados, entienden que probablemente la reticencia tenga que ver con una clara intención de cubrir a los responsables de los disparos para que estos, a su vez, no declaren porqué fueron esa mañana armados a la sede gremial.

 

El lunes, Sedan podría tener los resultados de las pericias a los celulares, pero incluso, si acaso sus dueños hubiesen tomado la iniciativa de borrar los mensajes y llamadas luego de la balacera mortal, el Código Procesal Penal de la Nación habilita a la Justicia a emitir una orden para obtener los registros que hubiere de las comunicaciones de los detenidos o de quienes se comunicaron con estos ese día.

 

Desde el trágico hecho, Vidal no ha accedido a la requisitoria periodística de ningún medio, y su conducción se limitó a emitir un comunicado que sólo sirvió para caldear aun más los ánimos.

 

Según fuentes bien informadas, el fiscal no piensa en Vidal para una indagatoria como testigo, al menos no hasta que tenga en su poder los resultados de las pericias telefónicas donde, irreversiblemente el Secretario General podría pasar derecho a la lista de procesador por la instigación intelectual del crimen.

 

En este sentido, este diario pudo confirmar que, además de los celulares, la fiscalía que conduce Sedan tiene que claro, de acuerdo a la autopsia efectuada sobre el cadáver de Vargas, que el arma que le provoca la muerte es una 9mm, que se encuentra secuestrada junto a otras armas de puño calibre 32 y 22.

 

Asimismo,  la Justicia cuenta con siete  pruebas de “dermonitrotest” positivas, es decir que en las manos de siete de los 31 detenidos por el hecho hallaron pólvora que fue detectada mediante la prueba de parafina.

 

Así las cosas, las chances de que entre los detenidos este el que le dio el disparo mortal a Vargas son enormes, aunque esto no puede ser aun garantizado debido a que la Justicia supone que al menos dos petroleros pudieron haber huido de la refriega tras los disparos y previo al arribo policial.

 

El viernes pasadas las 15:00, el fiscal Sedan realizó la primera ronda de declaraciones indagatorias y a partir de cuyos relatos y pese a la reticencia, la Justicia pudo  contar con un panorama más claro de lo acontecido.

 

En el juzgado, sostienen que las expectativas de Sedan y Albarrán sobre el esclarecimiento del hecho son contundentes y que mas allá de que hasta el momento no cuenten con la predisposición de las dirigencia gremial de petroleros, el factor de la caratula del caso será determinante para los detenidos que con el correr de los días podrían quebrarse.

 

Es que hoy, la causa está como un “homicidio y tentativa de homicidio triplemente calificado. Todos en calidad de coautores” y en estos casos, la pena llega a la reclusión perpetua.

Visto 1150 veces